Su mezcla de bizcocho caliente y crujiente y su cremoso relleno, la convierten en una auténtica delicia que llevarse a la boca. ¡Sólo con pensar en ella, la boca se hace agua!